Zeomineralproducts
HU   EN   DE   SK   CZ   HR   FR   ES   PL   SE   RO   RU  
HU   EN   DE   SK   CZ   HR   FR   ES   PL   SE   RO   RU  
 
 
Sobre las zeolitas
Región minera de Tokaj-Hegyalja
  • www.zeomineralproduct.com
  • www.zeomineralproduct.com
  • www.zeomineralproduct.com
  • www.zeomineralproduct.com


El monte de Tokaj, que como cordillera del nordeste y sudoeste del triángulo cerrado por las localidades de Szerencs, Sátoraljaújhely y Gönc se erige sobre el límite de la Llanura húngara y la corona montañosa de los Cárpatos, en muchos sentidos es un paisaje natural complejo, pero uniforme. Lleva estas características no solo en su mezcla de la capa de tierra, sino también en los animales, plantas y seres humanos que en ella viven. El monte se había formado hace unos 11 o 13 millones de años, un producto volcánico, creado en la quebradura estructural, especialmente profunda, en el límite entre los Cárpatos y la Llanura. Sus rocas incluyen en sí a los materiales de la capa superior de la tierra, de espesor entre 6 y 10km. Esta composición especial y la situación morfológica del monte, hace del borde de la Llanura (Alföld), del llamado monte de Tokaj, en todos los sentidos, una región muy especial del país. Desde el punto de vista de la geografía vegetal, como consecuencia de la expansión económica del nodal y los arbustos autóctonos característicos de la zona, como la vid, la endrina, el escaramujo y la majuela, se relaciona con el extremo del monte.

Los procesos post-volcánicos, producidos en el monte, crearon en la zona 26 variantes de 13 tipos de minerales. Los hallazgos de fácil acceso de estos aparecen en las cuencas morfológicas, abiertas hacia el sudeste, constituyendo las bases actuales y futuras de la minería del monte, con una riqueza mineral de cerca de medio mil millones de toneladas. La zona del monte, desde la aparición del hombre, hasta nuestros días desempeñó un papel muy importante, desde el punto de vista de las materias primas, en el desarrollo económico de la Cuenca de los Cárpatos. El hombre primitivo desde aquí, del limno cuarcito de las fuentes termales de 13 millones de años obtuvo el material de sus herramientas. Sobre ello dan testimonio los hallazgos arqueológicos ancestrales. En tanto que la obsidiana, en la época de piedra, servía para el hombre como punta de flecha. En la Edad Media, el hombre puso en su servicio las vulcanitas pedernales, pe. la piedra molar.

A finales de la Edad Media, el industrial Thomas Hutnik, del Príncipe Rákóczi, basándose en el cristal volcánico de perlita, desarrolló por primera vez en el mundo la fabricación de cristales a base de perlita, cuyas botellas de vino se unían bien a la producción vinícola que con el tiempo se desarrollaba también mucho. Y el moderno adobe de Hegyalja, hecho de materiales volcánicas asentó las bases de la alfarería de Sárospatak, Gönc y Hollóháza.

En la nueva era, trazando las fronteras del Tratado de Paz de Trianon, los ingenieros y especialistas que se quedaron en la zona central de Hungría, desarrollaron la minería de los minerales tan especiales que no existían en otras regiones del país o que no existían en suficiente cantidad. En esa época apareció entre las materias primas la bentonita, que antes del norteamericano Ford Benton, la literatura profesional llamaba estonita, luego resurgieron las materias primas cerámicas y renació también la minería de piedra, relacionada con la construcción de carreteras.

Después de la II. Guerra Mundial, mediante el desarrollo de la industria pesada, apoyado por la política, aparecieron los materiales ignífugos de Tokaj-Hegyalja, el tufo de potasio y resurgió también la perlita que antes tenía raíces en la obsidiana y en la industria de las botellas y para hoy se convirtió en un material de construcción. Es particularmente interesante que los lugares de hallazgo de estos minerales, se relacionan con la mencionada zona de viñedos, demostrando así que también la zona de los vinos de calidad requiere una tierra volcánica, rica en oligoelementos. El hombre, como usuario principal de las materias primas minerales, además de las sustancias antes mencionadas, desde tiempos remotos, está utilizando constantemente los minerales naturales del monte para fines de construcción. En la época del rey Esteban, los materiales de construcción de tufo volcánico de Tokaj-Hegyalja se usaban en la construcción de los templos, más tarde en la construcción de los edificios públicos de las grandes ciudades y a finales del siglo XX en la construcción de las viviendas locales.

En las últimas décadas han tenido un papel especial los minerales sobre el suelo, sobre las plantas, los animales y los seres humanos en las poblaciones caracterizadas por la industria y por el crecimiento de la población. En nuestros días cerca de unos 150 productos minerales se usan para fertilizar suelos y proteger plantas, así como para la ganadería, y no en última instancia para una vida humana sana. Así, la zona del monte de Tokaj se poblaba de una mezcla de población polaca y eslovaca por el norte, de rutena, rusa y ucraniana y del oeste por la suaba y húngara de aborigen, asentada anteriormente, constituyendo, desde el punto de vista poblacional, una zona híbrida, específica de la Cuenca de los Cárpatos. Pues, de esta manera, el especial mundo mineral y floral se completó así con la mezcla local de los grupos humanos, productos del desarrollo histórico. No es una observación actual, sino antigua y popular, de que los híbridos siempre son más resistentes, siempre se adaptan mejor a las circunstancias que las especies homogéneas.

El tufo de riolito con zeolita es la roca especial de Tokaj-Hegyalja. La roca es producto del volcanismo explosivo de 13 millones de años. Adquirió el rango de materia prima mineral en los años ’50 como materia prima de la industria de cemento, más tarde, en la década de los ’70 como roca que contiene minerales ricos en oligoelementos biológicos.

El valor de la localidad se descubre a partir de la primera conferencia mundial de zeolita que se celebró en Mád, en 1978, con la participación de profesores americanos, japoneses, eslovacos, búlgaros y rusos. En la conferencia participaron representantes de entonces de la Academia de Ciencias de Hungría (MTA), así como veterinarios, geólogos y médicos humanos que participaron en las investigaciones, difundiendo a lo largo del mundo los resultados científicos de nuestro país.

El tufo de riolito es el primer producto volcánico de la tierra. El tufo de riolito con zeolita tiene efecto epigenético, como producto de las provincias de magma pacíficas o mediterráneas de explosión ácida, es una roca de alumo - silicato. Su formación exige unas circunstancias especiales y la pureza de su composición depende en gran medida del lugar donde se encuentra.

Nuestra sociedad tiene 4 minas de zeolita que sirven para fabricar polvos terapéuticos enterales, pastas y cremas dermatológicas, etc. Las rocas de zeolita tienen propiedades y composición diferente, según el lugar donde se encuentran. Por lo tanto, seleccionamos la materia prima de roca según cada objetivo, teniendo en cuenta su uso y su efecto sanitario específico. Resumimos seguidamente algunas de las propiedades útiles de las zeolitas:

ABSORBANCIA BIOGÉNICA:
La estructura interna específica de los minerales naturales de zeolita sirve para la rápida y reversible absorbancia de las moléculas CO2, NH3, H2S, SO2 y H2O. Así por ejemplo, 1g de zeolita molida, adecuadamente tratada, es capaz de absorber 1dl de amoniaco en estado normal. Cambio de iones: El espacio interno de poros no está equilibrado electro – estáticamente. Es posible cambiar sus cationes por orden de afinidad de los cationes. Así pueden participar en el metabolismo de los organismos vivos, en caso de las plantas en las raíces, en el mundo animal en la superficie del sistema digestivo contribuyen al cambio de iones de las células y de los tejidos.

ABSORBANCIA BACTERIAL:
Algunas especies bacterianas patogénicas se unen con extraordinaria fuerza a las estructuras zeolitas. Así por ejemplo, la suspensión de zeolita sirve para obstaculizar la creación de los embriones de estafilococo, bacterias de E-coli y reducir su concentración. En este sentido, tienen una función las zeolitas naturales no solamente en la ganadería del tipo industrial, sino también en la solución de los problemas actuales de la medicina humana. Además de la absorbancia, el cambio de iones de las zeolitas en la membrana celular de ciertas bacterias causa una alteración membrana. La alteración membrana obstaculiza la formación de los embriones de las bacterias, por ejemplo de meningococo o de estreptococo. De esta manera, las zeolitas naturales tienen un nuevo y selectivo efecto aséptico.

EFECTO ANTIPARASITARIO:
Las células reproductoras de algunos parásitos, contactándose con cristales zeolitas igualmente sufren una alteración de membrana en su pared celular. Las células reproductoras de los parásitos, después de algunas horas de tratamiento con zeolita, no se convierten en embriones y luego se destruyen. A los problemas de sanidad humana y veterinaria es posible solucionar con zeolitas naturales, sin sustancias químicas y ajenas al cuerpo.

COHERENCIA BIOLÓGICA:
Las zeolitas como sistemas minerales que se forman en baja presión y temperatura, son fenómenos materiales del surgimiento de la vida y del desarrollo genético, necesariamente son partes del entorno del material vivo del Planeta. La flora bacterial de los organismos vivos es resistente a la zeolita. Estas sustancias pueden introducirse sin causar daño a los organismos vivos y a sus sistemas. Esta propiedad no solamente es coherente al material portador, sino también a los minerales de zeolita natural para aplicaciones en la industria farmacéutica y alimenticia.

CONTENIDO DE ELEMENTOS BIO-, OLIGO- E INFRECUENTES:
El cristal volcánico ácido que aparece necesariamente junto a las zeolitas, contiene una serie de oligoelementos biológicamente importantes. Estos son elementos importantes para los organismos vivos, extraíbles de las rocas con zeolita. Esta propiedad puede favorecer a los sabores y las aromas y el tratamiento de las enfermedades del sistema nervioso central con oligoelementos.

Para fabricar preparados de salud y belleza son imprescindibles nuestros minerales de genética límnica. Nuestras huellas de caolinita, ilita y bentonita, como resultados de funcionamientos post-volcánicos se produjeron como restos de fango de las rocas volcánicas ácidas de acumulación subacuática. Desde el punto de vista biológico las rocas tienen una estructura suelta de silicato, con radicales de hidróxido y catión de fijación débil entre las capas de silicato.

Con el uso de las zeolitas y los minerales de los alrededores de Mád se pueden hacer pastas dermatológicas, gomas de borrar, cremas, gel de ducha, así como pastas dentífricas especiales y polvos terapéuticos (fórmulas) enterales. Con nuestros preparados especiales, ponemos al servicio del hombre moderno a los minerales presentes en el surgimiento de la vida.

Preparado en 2014 a base de los conceptos del Dr. Ernő Mátyás.